Manjares

15 sep 2010

Build a burger

Sin comentarios Manjares, Personal

En un supermercado londinense encontré mis dos comidas favoritas unidas en un solo producto, ¡gomi-hamburguesas!

build-a-burger-gominolas-sainsburys

Era divertido eso de montar tu propia hamburguesa con el pan, el queso, la lechuga… Eso sí, el sabor era de gominola normal y corriente. Y ya que estamos con dulces en Londres, echadle un ojo al precio (en libras) del Colacao que encontramos en García’s, una tienda de productos españoles de Notting Hill.

colacao-notting-hill-garcias

26 ago 2010

Relentless Energy

Sin comentarios Manjares

relentless-energy-drink-bebida-energetica

Hace unos días viajé al Reino Unido para visitar a mi hermano y seguir conociendo un poco más Londres y sus alrededores. Allí descubrí Relentless, una bebida energética del estilo de Monster o Rockstar, también con latas de 500ml. El modelo estándar (el de la lata gris) me supo un poco seco. Tiene el típico sabor de bebida energética, pero sin personalidad; no tiene el toque a jarabe de Red Bull, ni el sabor a caramelo de Monster ni tampoco el regustillo agrio de Rockstar.

El modelo Inferno sabe un poco anaranjado, mientras que el de la lata roja es, como cabe esperar, de frutas del bosque, más o menos como el nuevo Burn con zumo de la llamarada verde. La última lata, la amarilla/verde contiene Relentless con sabor a frutas tropicales. ¿Os gustaría conocer cuál es el sabor exacto de esta variante? A mí también, pero me la dejé en casa de mi hermano y no la llegué a probar. Otra vez será.

12 dic 2009

22 hamburguesas de un euro

7 comentarios Manjares, Personal, WTF!

Los fingerboarders, como cualquier otro deportista de élite, vigilamos estrictamente nuestra dieta y somos asiduos de los mejores restaurantes, como por ejemplo McDonald’s. Ayer, en una de nuestras visitas a ese gran templo de la comida 100% vacuna, las cajeras se extrañaron al escuchar nuestro pedido, y eso que simplemente eran 2 BigMacs y 22 hamburguesas de 1€. Luego nos tocaron otras 2 hamburguesas con las bebidas.

Imagen de previsualización de YouTube

Ni que fuese para tanto, los hay mucho peores.

25 nov 2009

Asaltando el buffet

Un comentario Manjares, Personal

¿A quién se le ocurre poner un buffet de pasta al lado de la facultad y al lado de mi casa? Al paso que vamos, van a acabar arruinados y nosotros obesos perdidos.

buffet-1

Después de hacer esta foto, la camarera se llevó todos los platos de la mesa. A los pocos minutos volvía a estar así:

buffet-2

15 nov 2009

Se acercan tiempos duros

8 comentarios Manjares, Personal

Los exámenes de Diciembre están cada vez más cerca, así que es hora de ir llenando la nevera con droga de la dura.

nevera-rockstar-monster

08 dic 2008

Comida artificial

11 comentarios Manjares, Personal

Todos los que me conocen saben cuál es mi restaurante favorito a años luz de los demás y que la comida basura me encanta. Es por eso que el otro día, estando en Carrefour con unos amigos, no pude resistirme a comprar cheese burgers y hot dogs precocinados de la marca Palacios.

Los packs de dos unidades, tanto de hamburguesas como de perritos calientes, cuestan 1,95€, lo cual supone una cantidad ridícula teniendo en cuenta que se trata de carne 100% vacuno y queso Gouda como asegura el envase.

Los primeros en entrar en el microondas durante un minuto y medio fueron los hot-dogs, precisamente fue una cena rápida antes trasnochar en la Fnac. El único problema es que tras ese tiempo de horneado (el recomendado por la marca de prestigio internacional Palacios) el pan y el queso están a punto de incendiarse mientras que la salchica continúa todavía un poco cruda por dentro. De todas formas, no es nada que no se pueda disimular con un buen chorro de ketchup sobre el perrito. Como hombre precavido vale por dos, con las hamburguesas no cometí ese error y las metí algo más de dos minutos en el microondas, dejándolas así al rojo vivo e inaccesibles táctilmente durante unos minutos. Estaban deliciosas.

En resumen, la marca Palacios sabe cómo mantener contentos a sus clientes con productos de una gran calidad a un precio ínfimo. ¡Y que viva la comida basura!